Lo que no debes hacer al establecer alianzas como emprendedor

Cuando llevamos a cabo un emprendimiento nos cuesta demasiado evaluar la posibilidad de establecer alianzas. ¿Por qué no dudar cuando hemos invertido tanto tiempo y dinero para arrancar con nuestro proyecto? ¿Y si todo ese esfuerzo de destruye al involucrarnos con otras empresas? Es sencillo pensar que podemos tender de un hilo al momento de poner a la orden nuestros productos o servicios junto a otros en lo que no vamos a valorar una relación de confianza ni para la alianza ni para futuros proyectos. Sin embargo, no hay nada que temer, establecer una alianza conlleva muchos más beneficios que pérdidas, pero antes de que te lances a tu próxima experiencia con otras empresas es necesario que sepas la importancia de estas estrategias y todo lo que no es recomendable hacer al momento de aliarse para no perder en el intento.

Una vez estaba conversando con mi hermana, quien es estudiante de contabilidad (Y apasionada de las ventas) sobre la importancia de establecer alianzas para las pequeñas empresas y emprendimientos, recuerdo que ella mencionó un ejemplo, si yo vendiera hamburguesas y ella refrescos podríamos hacer una alianza para crear un combo llamativo que reduciría nuestros gastos y aumentaría nuestras ventas, “Todo el mundo ama una hamburguesa con un refresco bien frío” me dijo, y no pudo tener más razón. Hay ocasiones cuando lo que vendemos suele verse acompañado de algo que no fabricamos y resultan ser una buena pareja o un muy buen combo pero que lo solemos confundir con la competencia. Y es aquí cuando es importante recordar que aunque nos asuste un poco, las alianzas prometen reducir costos y tiempo en el proceso de producción, aumentan el reconocimiento de nuestra marca y promueve nuevas relaciones con posibles proveedores y clientes. Aquí también puedes encontrar otros beneficios: Alianzas al emprender: cuando juntos llegamos más lejos

Para empezar debemos hacer una alianza correcta, es decir, que  nuestro emprendimiento ofrezca lo que otras empresas quieran y viceversa. De esta manera evitamos que nuestros convenios se vean comprometidos en el futuro. Lo que nos lleva al primer punto de lo que no debemos hacer al establecer alianzas:

Dejar de lado a pequeñas empresas

A veces creemos que resulta más beneficioso para nuestro emprendimiento conseguir el apoyo de una gran empresa para garantizar el reconocimiento de la marca y el aumento de las ventas más rápidamente de lo que queremos, pero muchas veces no vemos que lo que debemos dar a cambio está muy lejos de nuestras expectativas. Lo primero que debemos tener claro es que las alianzas no van a hacer nuestro trabajo más fácil si no más productivo y muchas veces los objetivos son más alcanzables acompañados de un emprendimiento con las mismas ganas de tener éxito que el nuestro. Es por eso que no debemos dejar de lado pequeñas empresas que pueden ajustarse a un plan de alianza estratégico con más actitud.

Enviar miles de mensajes a la empresa

Si ya tienes en mente con quien puedes establecer una alianza es importante conseguir su contacto o email, a continuación envías un mensaje haciéndole saber tus nuevas ideas para la alianza, lo difícil viene cuando ves que no te contestan y pasa uno o dos días y vuelves a enviar otro mensaje, al siguiente día otro mensaje, y al siguiente otro. Lo único que puede pasar es que empieces a caer en la bandeja de spam. Lo ideal es que envíes un mensaje y esperar por una semana la respuesta, debemos tener en cuenta no atosigar a nuestro posible aliado para que le de tiempo de evaluar sus opciones y no tengamos un principio de relación con una mala impresión. Si no obtienes ningún tipo de respuesta intenta conseguir otro contacto como un número de teléfono o skype para que entres en contacto directo. Si existe el caso de que no obtuviste ni una señal de vida puedes poner en pausa esa alianza y comenzar a buscar otras opciones, quizá ya tengas en mente otro futuro aliado o  tengas algún tipo de relación previa con él, si no es así puedes revisar en redes como LinkedIn para conocer más sobre otras pequeñas empresas y ampliar tus opciones. También puedes revisar este post si tienes tiempo sin usar LinkedIn: Aquí la estrategia efectiva para sacar a tu cuenta LinkedIn del olvido

No hacer ajustes clave en el producto

Al momento que haces una alianza, es importante saber que tu producto o servicio debe ser “ajustado” en cuanto a calidad al momento de hacer una colaboración. Para seguir el ejemplo de la alianza hamburguesas-refrescos pensemos que hacemos un combo perfecto de promoción con hamburguesas de carne con un refresco de tamaño jumbo y le ofrecemos ese producto final al cliente, sin embargo este prefiere una hamburguesa de pollo con un refresco tamaño pequeño, sin querer no pensamos en esa posibilidad porque la promoción de la alianza consiste en elaborar solo hamburguesas de carne con refresco jumbo, el resultado será comunicarle al cliente que no hay refresco pequeños ni hamburguesas de pollo, cosa que se puede prevenir teniendo en cuenta que al momento de la elaboración del producto pueda cumplir con ciertos cambios para hacerlo mejor e ideal para los clientes y aumentar su nivel de satisfacción.

Olvidar la comunicación

La comunicación entre los aliados es por mucho una de las cosas que más hay que prestar atención. Estar informando a nuestros aliados sobre futuros cambios en nuestros productos, crear equipos de trabajo, hacer todo para mantener una relación transparente y honesta con nuestro aliados mejorará significativamente la relación con ellos y por supuesto garantizar futuros proyectos.

También puedes leer:El triángulo invertido para emprendedores exitosos

Por mucho que nuestro aliado sea altamente confiable, debemos dejar la alianza por escrito. Así se establecen todas los acuerdos, beneficios y costos en documentos que se garanticen en un lapso de tiempo determinado. Aquí es importante destacar las cláusulas que se quieren para diferentes situaciones y que ningún miembro se vea afectado a futuro por fallas que puedan ocurrir tanto en el convenio como en la producción del producto.

Por último nunca está demás hacer un estudio de mercado antes de iniciar una alianza, es importante saber si tus clientes y a la audiencia a la cual te diriges encontrará llamativa las propuestas de tu alianza o en cambio puede desmejorar tu reputación. Con esto quiero decir que hay que estudiar muy a fondo el historial comercial de nuestro futuro aliado y así prevenir cualquier situación que pueda afectar el convenio. Recuerda que nunca está demás tener opciones para hacer crecer tu emprendimiento, lo importante es confiar en que tus decisiones sean las mejores para tu proyecto.

Este post fue escrito por Perlys Torrealba

Si te pareció útil esta información compártela en tus redes sociales y te invitamos a suscribirte a nuestro boletín para que recibas cada 15 días información útil sobre mercadeo oportuno.